La historia de los audífonos

98 419 68 82
La historia de los audífonos

Con el paso de los años y debido a algunos malos hábitos es fácil notar una pérdida de audición que nos causa dificultades en nuestro día a día. Si tienes problemas de audición en Gijón lo mejor es que acudas rápidamente a un especialista para que te ayude. Lo más común es recomendar el uso de audífonos, pero ¿cómo eran los audífonos antes? Hoy vamos a hablar de su historia.

Podríamos decir que uno de los primeros inventos destinados a mejorar la audición como tal fue, en el siglo XVII, obra de Jean Leurechon, un matemático francés. Obviamente, el artilugio era muy rudimentario y no dejaba de ser una especie de "trompeta", normalmente de metal, que se ponía en el oído y podía ser de distintas formas y tamaños, según las necesidades.

Entre 1900 y 1920 aparecen los primeros audífonos eléctricos gracias a Thomas Alva Edison y Emile Berliner, cuyos micrófonos eran de carbono. Gracias a su capacidad de modulación de corriente se podían modular los sonidos con ayuda de un diafragma. Sin embargo, no era del todo útil, ya que era muy ruidoso y solo servía para personas con una sordera leve. Entre 1920 y 1940 avanzamos un poco más gracias a Earl C. Hanson, con un diseño más discreto pero un precio muy alto. De 1950 a 1980 entran en juego los transistores, que permiten la creación de audífonos portátiles y algunos de estos audífonos iban en la oreja. A día de hoy siguen siendo útiles, pero los audífonos digitales de la actualidad son mucho mejores a la hora de resolver problemas de audición en Gijón, ya que cuentan con un microchip y son capaces de mejorar el sonido, ser programados según el usuario y filtrar ruidos.

En Opticalia Contrueces estaremos encantados de ayudarte si tienes dudas sobre tu salud auditiva.

haz clic para copiar mailmail copiado